Opener
Donate

Despertando a la vida por medio del Voluntariado

Millie Flores-Roman
Millie Flores-Roman

Mi nombre es Millie. Soy Líder de Viaje para el Programa Internacional de Voluntarios en Conservación en Machu Picchu. Una experiencia no cambiaría por nada.

Soy una viajera incansable. También soy historiadora, y como tal siento una gran pasión por las culturas antiguas, sus costumbres y tradiciones y por supuesto su legado histórico, pero lo que más me apasiona es conocer las culturas a través de su gente.

Millie with volunteers and weavers at Chinchero

Cuando acompaño a los grupos al destino de Machupicchu, la riqueza de esta cultura, el patrimonio que se nos brinda la oportunidad de apreciar y vivir, las vistas que nos dejan sin aliento y extasiados, toda esta experiencia se vuelve mágica para cada uno de los voluntarios. Trasciende en cada uno de ellos individualmente a través de su experiencia personal, a través de todas las experiencias sensoriales que absorben durante los días que están allí, pero sobre todo a través de la huella de bondad y pasión que alimenta su trabajo voluntario. Esa experiencia queda en cada uno de ellos para siempre. Es muy común que los voluntarios participen en otros destinos de ConservationVIP® y más aún que repitan el mismo destino varias veces. Esa es la esencia del voluntariado, no termina cuando nos subimos al avión de regreso a casa. Más bien, despierta en nosotros una nueva esencia de vida; la oportunidad de contribuir a que otros se sientan orgullosos de su comunidad.

volunteers celebrate life in Machu Picchu

Para mí cada viaje de regreso a las comunidades de Cusco y Machupicchu es como volver a estar con mi familia y viejos amigos, es una relación que ha ido creciendo con el tiempo. Aunque siempre agradecen mi regreso y agradecen mi trabajo con ellos, en realidad soy yo quien agradece la oportunidad de aportar mi granito de arena para que estas comunidades sean mejores. Cuzco-Machu Picchu, ya es mi familia, esto es lo que agradezco profundamente a ConservationVIP® por darme la oportunidad de desarrollar relaciones a largo plazo con estas comunidades y amigos especiales.

La comunidad de Machupicchu sufrió recientemente un desastre natural debido a inundaciones repentinas, causando grandes daños a la infraestructura y viviendas del pueblo, dejándolos aislados por varios días. Nos mantuvimos en comunicación constante durante días con varios de los socorristas, y me toca el corazón que, incluso a altas horas de la noche, necesitan hablar con alguien que los escuche, todos los esfuerzos que ellos mismos estaban haciendo para recuperarse. Me parece increíble que cuenten con ConservationVIP® y que con nuestra constancia nos hayamos ganado su confianza y respeto. Aunque sabían que no podíamos ir de inmediato, sí saben que sentimos su dolor, y que pronto estaremos ahí como siempre, trabajando fuerte y con entusiasmo con ellos para mejorar su comunidad, pero sobre todo sienten que en nosotros también tener una familia.

Para mí, el voluntariado es una forma de sembrar frutos, a través de los destinos que visitamos. Y cuando lo hacemos de corazón cuando menos te lo esperas, la vida se encarga de premiarte con momentos maravillosos como recibir un gesto de amistad o una palabra de agradecimiento, pero, sobre todo, escuchar las mágicas palabras de “Bienvenido de nuevo, te esperábamos“.

Previous post Nature is Healing. Giving is Healing Next post Awakening to life through Volunteering

Leave a comment

Discover alternative ways to
contribute no matter where you are!

Get Involved
RSS
Facebook
Twitter
Instagram